DFSK SUV 580

Test drive SUV DFSK 580

Si miramos la etiqueta de muchos de los productos que nos rodean, veremos el ‘Made in China’ en muchos de ellos. El logotipo puede ser de una marca occidental y en menor medida de enseñas asiáticas. En la automoción sucede algo similar. Muchos fabricantes europeos ensamblan y desarrollan sus productos en el país asiático, el mayor mercado automovilístico del mundo. Lo hacen mediante joint-venture, alianzas con socios locales, tal y como estipula la legislación china. A pesar de esta realidad, los vehículos de marcas chinas no han dado el salto a los mercados europeos o norteamericanos.

DFSK 580

BYD sí ha conseguido una amplia cuota en un nicho muy concreto como el de los buses 100% eléctricos, un tipo de movilidad que lidera el Gigante Asiático. Maxus, en manos de Saic, con la que por ejemplo VW tiene una empresa compartida, busca su cuota en el segmento de los industriales ligeros. Y desde verano, una enseña china como Dongfeng, ha aparecido en las listas de ventas con un modelo 100% chino, el 580, un todocamino de hasta siete plazas y con propulsión bi-fuel (gasolina y gas).

Te puede interesar: Dongfeng instalará oficinas corporativas y comerciales

Dongfeng puede sonar ‘a chino’, valga la redundancia, pero es uno de los accionistas mayoritarios del Grupo PSA junto al Estado francés, con un 14% de los títulos. Además, produce en exclusiva para su mercado local las marcas Peugeot, Citroën, Nissan, Kia y Honda. En España Dongfeng ya vende el DFSK 580, nombre comercial de este modelo. Uno de sus importadores es el Grupo Invicta Motor, que además distribuye otros vehículos de origen chino como los DR Automobiles o los Nextem. DFSK irrumpió primero con vehículos comerciales.

El 580, de un primer vistazo, se hace pasar por cualquier otro modelo occidental. Si seccionamos con la mirada el vehículo, cada parte nos recuerda a algo. A través de sus ‘joint venture’, los fabricantes chinos han ‘aprendido’ de los occidentales. Tampoco es un secreto que en algunos casos han copiado elementos de otros fabricantes. El caso más flagrante fue el del Landwind. Pero este 580 tiene identidad propia.

Te puede interesar: DFSK Glory, la mas vendida

Destacan las salidas de aire traseras. Se pueden hacer mil y un comentarios sobre su estética, equipamiento o comportamiento, pero sus 23.995 euros lo convierten en el todocamino con configuración de siete plazas (longitud de 4,68 metros, anchura de 1,84 y altura total de 1,71) más ‘asequible’ del mercado. Tiene una garantía de siete años o 100.000 kilómetros. Los más cercanos en precio serían el Mitsubishi Outlander, que con esta disposición estaría en 26.600 euros y el Skoda Kodiaq, que partiría de 27.734.

En el apartado mecánico, equipa un motor de gasolina de 1,5 litros sobrealimentado por un turbocompresor y que desarrolla 146 caballos. Está disponible con la opción bifuel y, curiosamente, con los dos tipos de gas que se comercializan como combustible: el Gas Licuado del Petróleo (GLP) y el Gas Natural Comprimido (GNC). Con todo, la única opción mecánica convierte la apuesta en una moneda al aire. Se asocia a un cambio automático de variador continuo. Si alguna vez ha probado alguno de este tipo, sabrá que suelen ser muy ruidosos y tienden a elevar en exceso las revoluciones. El 580 no lo es tanto y es un punto a favor que se agradece.

Te puede interesar: DFSK lanza SUV 580 con caja automatica

Su respuesta no es la mejor cuando aceleramos a fondo. Tarda en salir y después lo hace de modo brusco. Sin embargo, ya en marcha se muestra como un modelo confortable. De hecho, cabe destacar su suspensión, delantera independiente tipo McPherson y trasera independiente con barra de torsión. Absorbe bien las irregularidades del terreno. En marcha su dinámica es aceptable para el tamaño que tiene pero tiende al subviraje.

Sólo está disponible con tracción delantera y tiene una altura libre al suelo 200 mm. Alcanza una velocidad de 190 km/h y homologa un consumo combinado de 7,3 litros a los 100. En condiciones normales, durante nuestra prueba entre carretera y ciudad, no fuimos capaces de bajar de los 10. El vehículo permite seleccionar gas o gasolina indistintamente. Cada combustible tiene su propio indicador: el primero, al lado de la palanca de cambios, el segundo, en el cuadro de instrumentos, que tiene una apariencia antigua.

Te puede interesar: Test drive SUV DFSK 560

El DFSK está disponible con dos acabados: Luxury e Intelligent. Ambas comparten elementos como el arranque sin llave o el techo solar. Éste es panorámico en la versión Intelligent. Sería un ‘extra’ en la mayoría de vehículos que aquí viene de serie. Los dos niveles de equipamiento comparten además el freno de estacionamiento eléctrico y la cámara trasera de ayuda al estacionamiento, algo rudimentaria pero que cumple con su cometido.

DFSK SUV 580 interior
DFSK 580 interior

Tiene un sistema multimedia compatible con Android Auto y Apple CarPlay. El infoentretenimiento recibe al conductor con una animación con letras chinas. El navegador parece de otro tiempo. No es preciso y a veces la locución se entrecorta. Aunque es una asignatura pendiente en más vehículos, que se han visto superados por la fiabilidad de las ‘app’ de navegación, con información más clara y actualizada. Sin embargo, tiene un punto a su favor: los avisos de exceso de velocidad. Lo hace cada vez que sobrepasamos el límite de una vía. En el lado contrario de la balanza, algo tan sencillo como el control de la radio, que se vuelve un misterio. No sabemos si por nuestra torpeza, pero no fuimos capaces de pasar de determinadas frecuencias. Es un sistema poco intuitivo.

Te puede interesar: Dongfeng lanza el ix5

Por la redacción pasan muchos vehículos de prueba, aunque pocos tan exóticos como este DFSK 580, por lo que quisimos hacer una prueba múltiple para compartir sensaciones y experiencias. Cuando nos metimos en el habitáculo, los primeros días notamos un olor a plástico o disolvente. La posición de conducción es poco natural. El volante no tiene regulación en profundidad y su altura es escasa. La banqueta trasera es estrecha a la altura de las caderas.

Los fabricantes acostumbran a crear un aroma propio para sus vehículos, una fragancia de «coche nuevo» que es diferente en cada caso. Con todo, se fue disipando con el paso de los kilómetros. La calidad de los materiales es tolerable aunque mejorable. Tiene un interior espacioso. Se accede al mismo mejor que se sale. Este todocamino posee un gran ángulo de apertura de las puertas, tanto delanteras como traseras. La banqueta es deslizante y con respaldos reclinables.

Te puede interesar: Haval lanza su Coupe Fx7

Está disponible con seis colores exteriores pero sólo con llantas de aleación de 17 pulgadas con medidas 255/60. Por cierto, como no podía ser de otra manera, el DFSK 580 calzaba unos neumáticos chinos de la marca Changyang, quizás no los mejores aliados para reducir las distancias de frenado que, en algunas ocasiones, nos parecieron demasiado largas. De hecho, en la primera parte apenas trabaja.